miércoles, 6 de marzo de 2019

Redefiniendo los abdominales: verdades para el abdomen plano que tanto deseas

Fuente original: https://www.farmaciasanpablo.mx/

Pese a los diferentes objetivos de las personas que entrenan: aumentar masa corporal, definir músculos, bajar de peso, etc. Un común denominador es el modelaje de un abdomen plano y sin grasa.

Lamentablemente, es necesario informar que hasta el momento lo has estado haciendo mal. Pero la buena noticia es que este artículo se orienta a corregir los errores y ofrecer cómo solucionarlos.

Sumando al entrenamiento

Tonificar la zona abdominal depende de un correcto balance entre el entrenamiento y el consumo de calorías. Sin embargo, en un sentido lógico, el paso inicial consiste en eliminar la grasa que ya ha sido almacenada.

En conclusión, saber todo sobre los seguros de salud, es necesario sumar al entrenamiento ejercicios aeróbicos o cardiovasculares para quemar esas calorías y proceder a fortalecer, aplanar y moldear correctamente.

Expande la zona de trabajo

Fortalecer, aplanar y moldear el abdomen requiere de más de un solo tipo de ejercicio puesto que esta zona involucra todos los músculos en torno al tronco y no solo la parte central.

Crunch (zona central)

Consiste en el movimiento tradicional de elevar el torso de forma recta hasta un ángulo máximo de 30 grados.

Twists (oblicuos, laterales)

En una posición de inicio semielevada, se debe girar el tronco hacia ambos lados tan estiradamente como sea posible.

Otro tipo de ejercicio en casa para esta zona es realizar los abdominales apoyando el cuerpo sobre uno de los lados por vez.

Lo que se consigue es flexionar los músculos abdominales específicos que se ubican en los extremos laterales de área.

Abdominales en V (recto abdominal)

Abre los muslos y al levantarte estira tus brazos entre ellas, impulsando todo tu cuerpo. También puedes aplicar los abdominales invertidos (el tronco recostado sobre el suelo y se levantan las piernas lentamente en posición recta).

Reformula la rutina

Mientras más se practique un mismo ejercicio, los músculos que trabajen se acostumbrarán, disminuyendo el esfuerzo y quemando menos calorías.

Conviene que cada cinco semanas realices algunas variaciones distintivas, incluyas nuevos movimientos o instrumentos que intensifiquen y reten.

Adaptar a la edad

Hay ciclos específicos en los que los músculos presentan anomalías y están relacionados con la edad.
25 – 30 años: Aceleramiento de pérdida de fibra muscular.

La solución consiste en aumentar la intensidad en nuestra rutina de fuerza durante 20 minutos, dos o tres veces por semana, para reactivar la construcción y regeneración muscular
30 en adelante: Desaceleración metabólica.

Se deben emplear hábitos alimenticios más saludables y en porciones menores para regular una quema de calorías concordante y proporcionalmente inverso al aumento de la intensidad y cantidad de entrenamiento.

Apretar el abdomen

Esta es una regla madre al momento de entrenar los abdominales y cualquier otro músculo, orientado al fortalecimiento directo y de toda la zona lumbar.

Para aumentar su efectividad también se recomienda que la apliques fuera del entrenamiento (oficina, compras del mercado, etc.) y nadie lo notará.

Libera el estrés

Por ilógico que parezca, el estrés se manifiesta en la grasa, especialmente en la zona abdominal, afectando medidas y proporción acumulada.

La explicación consiste en que el estómago posee más receptores de cortisol (hormona del estrés) que las demás áreas del cuerpo humano.

  • Contraindicaciones
  • Tabaco, bebida, trasnochos.
  • Recomendación
  • Risa, socialización, pasatiempos.
Información Completa