jueves, 10 de enero de 2019

Ajo y colesterol



En un artículo publicado en los Archives of Internal Medicine del 26 de Febrero de 2007, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, California, se proponen evaluar los efectos del ajo consumido crudo, y de dos suplementos dietéticos que contienen ajo, sobre las concentraciones de colesterol en los adultos con moderada hipercolesterolemia. En este ensayo clínico, 192 adultos con concentraciones del colesterol LDL (siglas de "lipoproteína de baja densidad", conocido como "colesterol malo") de 130 a 190 mg/decilitro, fueron aleatoriamente asignados a 1 de los siguientes 4 tratamientos:

  1. Ajo crudo
  2. Suplemento de ajo en polvo
  3. Suplemento de extracto de ajo envejecido
  4. Un placebo.

Las dosis de los suplementos de ajo, equivalentes a un diente de ajo de tamaño medio, eran consumidos 6 días a la semana, durante 6 meses. Los resultados fueron los siguientes: No se demostraron efectos estadísticamente significativos de ninguna de las tres formas de administración del ajo sobre la concentración del colesterol LDL.

Tampoco se demostraron efectos estadísticamente significativos de las tres formas de administración del ajo sobre el colesterol HDL (el colesterol "bueno"), el nivel de triglicéridos o el cociente colesterol total/colesterol HDL.

La conclusión de los autores es que ninguna de las tres formas del ajo utilizadas en este estudio, incluido el ajo crudo (cuando se administran en una dosis de un diente de 4 gramos por día, 6 días a la a semana, durante 6 meses), tiene efectos estadísticamente significativos sobre el colesterol LDL o "malo" y sobre otras concentraciones de lípidos en el plasma de los pacientes con hipercolesterolemia moderada.

Un editorial de la revista que acompaña al artículo sostiene que aunque los autores han demostrado que el ajo (uno de los suplementos dietéticos más vendidos en los Estados Unidos) no reduce las concentraciones de colesterol LDL, los resultados no demuestran que el ajo no sea útil en la prevención de la enfermedad cardiovascular. Esta utilidad en la prevención ha de ser aún demostrada.